top of page
Buscar

¿Qué es Mindfulness/Atención Plena?

Actualizado: 22 abr 2020

Mindfulness es llevar la atención voluntariamente al momento presente, sin juicio y con compasión.

Mindfulness es una práctica contemplativa que orienta la atención voluntariamente a todos los planos del desarrollo de la experiencia, mirando al detalle. Nos coloca en el presente vívido, y nos muestra lo que sucede, sin interpretaciones ni juicios, con el corazón abierto, compasivo y amable.

¿QUÉ ES MINDFULNESS/ATENCIÓN PLENA?


Es una forma de experiencia que nos guía hacia el espacio interior, y nos conecta con nuestras capacidades creativas, innovadoras, visionarias y  compasivas.

Esta habilidad se aplica a cada día en todo momento. Entrena a nuestro sistema nervioso y a nuestra conciencia a realmente estar con lo que estamos haciendo.

Esto desmantela hábitos y así nos expresamos frescos, auténticos y verdaderos.


Una nueva perspectiva

Nos permite ver cómo se relaciona el pensamiento con la sensación y la emoción, sin identificarnos. Logramos una perspectiva mayor  que incluye todo lo que ocurre, cómo nos sentimos y la percepción del entorno.


¿Qué lo dificulta?

La dificultad con la que nos encontramos, es que a lo largo de nuestro recorrido como humanidad, tanto a nivel individual en los momentos traumáticos de nuestra primera  infancia, como a nivel colectivo a través de los momentos de horror (guerras, masacres, desastres climáticos, holocaustos etc), aprendimos a disociarnos, desconectarnos de lo que sucede, de lo que sentimos y del otro. Es por lo que sostenemos una forma de indiferencia. Estamos fragmentados.


Al ser tomados por esta estrategia defensiva, creemos que evitamos el dolor, pero en realidad nos quedamos en la mente, desconectados, contándonos  cuentos, ajenos a nuestro mundo interior y al otro. No tenemos registro de lo que realmente estamos necesitando, de lo que nos sucede adentro. No existimos para nosotros. Hasta inhibimos aspectos de nosotros mismos que terminan explotando con violencia en la siguiente oportunidad.


Esta fragmentación no solo no permite la libre expresión de nuestro potencial, sino que nos pone reactivos, y achica nuestra entrega al vínculo.


La programación y el condicionamiento

Actuamos entonces según nuestro condicionamiento. Surge en forma automática el reflejo que históricamente nos permitió sobrevivir (atacar, huir o inmovilizarnos). Usamos el pasado como maestro, lo que indefectiblemente nos lleva a repetirlo. Y así es como terminamos en una vida monótona, sintiendo limitación y extrañando la plenitud.


Nos cuesta confiar. Seguimos perpetuando un mismo patrón: responder al miedo con la contracción, reaccionando con el sálvese quien pueda, olvidándonos de las consecuencias que esto tiene a nivel global. 


La posibilidad de crear respuestas nuevas

La opción que nos ofrece la conciencia de la atención plena en cambio, al contar con más datos,  es que podemos disponernos receptivamente a abrazar el futuro y así encontrar una salida nueva y única a cada momento. Si nos damos cuenta de que nuestro cuerpo responde a una emergencia que solo existe en nuestra mente, podemos mirar el contexto  y encontrar una actitud más acorde a esa situación.

El mindfulness nos aporta la posibilidad de ver el presente, de soltar la ilusión de controlar el futuro y darnos el espacio para encontrar la acción que nace de la necesidad colectiva del momento. Vemos el sistema, nos vemos a nosotros mismos y al mundo interior. Nos amplía la mirada y nos integra.

Esta es la base de la inteligencia social y emocional y es el fundamento de la conciencia despierta.


Un corazón abierto y compasivo

Al corrernos del juicio, abrir el corazón y mirar con compasión, vamos cableando nuestro cerebro con una versión actualizada, que genera en el tiempo una perspectiva más amorosa, cooperativa y empática.

Llevar adelante esta práctica nos entrena a ocupar un espacio nuevo, más relajado y compasivo.  Nos muestra un camino que no solo nos mantiene vivos, sino que nos conecta cómo humanos en un recorrido conjunto hacia la creación del mundo que queremos habitar.

Es sanando nuestras heridas que salimos de la disociación. El mindfulness y la meditación nos habilitan esta posibilidad.

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page